Vigilia Feminista Nacional

Apostar por la paz a pesar del fuego, es pedir justicia a pesar de la amenaza, es dar vida a pesar de la incertidumbre, es cultivar a pesar del destierro, es reconciliarnos a pesar del dolor, es, en últimas, seguir defendiendo la vida a pesar de la vida misma

Con el corazón adolorido por lo que estamos viviendo, nos fortalece saber que tejemos juntas y que, desde muchos territorios, en nuestra diversidad, las mujeres encontramos caminos para seguir creyendo en que este país transite hacia la paz y proteja la dignidad de todas las personas. Encendemos una vela, centramos nuestras energías y pensamientos, convencidas del poder de la palabra, del diálogo y de la práctica política feminista para fortalecer la democracia, con el cuidado de la vida como un principio inviolable en la protesta social y la construcción de confianzas como fundamento indispensable para este mundo que emerge. Coincidimos y nos sumamos a los puntos que muchas feministas proponen.

Por ello, elevamos nuestras peticiones para que exista negociación con todas las fuerzas sociales y políticas del país movilizadas en el contexto del paro nacional, con el concurso de la comunidad internacional, incluyendo al movimiento de mujeres y feministas.

Hacemos un llamado por la desmilitarización inmediata de las ciudades, los territorios y las vidas de colombianas y colombianos, a la derogatoria del Decreto 575 de 2021 y a que se cumpla la prohibición constitucional de crear,  promover y tolerar grupos civiles armados organizados con fines ilegales de cualquier tipo, incluyendo los denominados autodefensas, paramilitares, así como sus redes de apoyo, estructuras o prácticas, grupos de seguridad con fines ilegales u otras denominaciones equivalentes (artículo 22a CP). Que la protesta social permita las misiones médicas y humanitarias y siga actuando en el marco establecido del respeto a los derechos humanos, la vida y la dignidad de todos, todas y todes, ciudadanía y Fuerza Pública.

Exigimos esclarecimiento, investigación, justicia y reparación por las graves violaciones a los DDHH de parte de la Fuerza Pública en el marco de la protesta y la renuncia inmediata del ministro de Defensa; como paso previo apoyamos la urgente visita de trabajo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, así como la protección integral de las mujeres defensoras de derechos humanos, líderes y lideresas sociales. La reforma a la

seguridad debe plantearse desde el enfoque de seguridad humana, que reconozca que en sus bases están las garantías a una vida libre de miedo y la libertad para vivir en dignidad y el papel de unas fuerzas armadas garantistas de los derechos humanos. Y debe darse una implementación genuina del Acuerdo Final de Paz y especialmente, de las medidas de enfoque de derechos humanos y de género.

Necesitamos acuerdos para enfrentar las profundas desigualdades que existen en el país -entre territorios, entre etnias, cuerpos racializados, entre identidades diversas -, con particular énfasis en la desigualdad de género, en la protección de las mujeres campesinas y los territorios. Puesta en marcha de un plan de emergencia que afronte
los efectos del empobrecimiento
de la población colombiana, en particular de las mujeres afectadas desproporcionadamente por la pandemia y la violencia de género en su contra.

Debe ser una realidad la Renta Básica Universal priorizando a las mujeres en toda su diversidad, mayormente afectadas por el efecto de la pandemia e implementación de garantías con celeridad para que tengan disponibilidad de recursos propios y la implementación de estrategias como la economía social y solidaria y la
puesta en marcha del Sistema Nacional de Cuidado. Son claves las Políticas públicas efectivas para las mujeres y la equidad de géneros, con presupuestos y mecanismos institucionales que hagan sostenibles los cambios.

Clamamos por una paz justa y verdadera, una paz que nos movilice en amor por las demás personas y la naturaleza, una paz que garantice el respeto de los derechos humanos, una paz que le permita a todas las familias colombianas abastecerse de agua y comida, una paz que nos permita reconciliarnos en medio de tanto dolor.

¡Las Mujeres estamos en Vigilia!
Colombia, 31 de mayo de 2021

Comparte este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email