Prisiones en Colombia, una emergencia permanente

Cuando decimos que por qué huele a dañada la comida, nos dicen que no sabemos comer, que es una salsa exclusiva, pero la realidad es otra: el pollo en descomposición, la carne con gusanos y las papas con mugre

Este es el testimonio de una de las personas privadas de la libertad escuchado en una de las visitas realizadas a nueve cárceles del país entre el 30 de octubre de 2019 y el 15 de enero de 2020 por la Comisión de Seguimiento a la Sentencia T-388 de 2013 y al Estado de Cosas Inconstitucionales en materia carcelaria, compuesta por varias organizaciones y personas de la sociedad civil, para presentar el VII informe sobre la situación carcelaria, esta vez escuchando las voces de quienes sufren a diario en los centros de reclusión.


Las visitas se realizaron a los Establecimientos de Bellavista y Pedregal de Medellín; Complejos Carcelarios y Penitenciarios de Cúcuta y Jamundí; los Establecimientos Penitenciarios de Mediana Seguridad y Carcelarios de Barrancabermeja y Valledupar; el Establecimiento Penitenciario “San Isidro” de Popayán; la Cárcel “la Modelo” de Bogotá y la Reclusión de Mujeres de Bogotá “El Buen Pastor”. La Comisión evidenció que las problemáticas reportadas desde la declaración del Estado de Cosas Inconstitucionales en 2013 no se han superado y las acciones del Gobierno continúan desconectadas de la dinámicas reales de la crisis y de las vulneraciones a los derechos que esta genera.


A través de grupos focales se habló con personas privadas de la libertad sobre siete ejes: resocialización, hacinamiento e infraestructura, salud, alimentación, acceso a la justicia, carencia de servicios públicos y tratos crueles, inhumanos y degradantes.

Conoce el comunicado aquí

Conoce el informe aquí

Conoce las infografías del informe aquí

Revive la transmisión del foro virtual