Riesgo inminente de desplazamiento

Aproximadamente a las 7:50 de la mañana del domingo 9 de septiembre, empezó a escucharse el tableteo de las AK40 y AR15, de un lado y de otro. El cura de Filo de Caballos, comunidad de Leonardo Bravo, ya había inaugurado la mañana con cinco detonaciones, pero de cohetes artificiales, entreveradas con el repique de las campanas, porque ese día era el
aniversario de la parroquia del pueblo. Hacía solo 4 días, que los de Tlacotepec habían atacado varias comunidades de ese municipio y de Eduardo Neri, su vecino, ubicados en la sierra del estado de Guerrero en México. Quieren controlar la zona, en especial la carretera que sube de Chilpancingo a Tlacotepec, entre Xochipala y Filo de Caballos. Este es el octavo ataque en lo que va corrido del año, pero es la primera vez que se producen dos tan seguidos y en el mismo mes.

Descargue el documento aquí